Destacado

Habemus blog

manos

Esta es, según parece, la continuación natural de mi libro de cuentos Castizo pero Universal. La única certeza.

A partir de aquí, tenemos una bienvenida lógica y natural, desde el positivismo que la red aconseja demostrar y esparcir a los cuatro vientos. Empaquete en un halo de falsa modestia y pequeñas expectativas, sírvase frío, agitar y pelotazo. A saber, algo así:

Diría que es mi primera experiencia como bloguero, pero no es así. Hace ya muchos años, pasado el origen del universo web y con la aparición de los primeros nichos y comunidades sociales, algunos dimos nuestros primeros pasos en aquella aldea llamada myspace.

Sucede que en mi caso supone un salto en el tiempo. Podemos hacernos una idea, como si sustrajéramos a un hombre del paleolítico y lo encerráramos en el Soho londinense. Estoy desfasado, estoy superado por toda la nueva retórica de la red. Uno tiene sus años y sentirse de golpe y porrazo analógico es como ese cincuentón que descubre que echar a correr es un deseo y correr una realidad.

Aquí iré publicando algunos cuentos más que no aparecen en el libro. La temática no cambia, y supongo que mis inquietudes tampoco. Pueden variar y variarán, pueden ampliarse y así será. Sin embargo, supongo que hay ciertas premisas a las que no puedo dar la espalda.

Las tradiciones y convencionalismos sociales como nexo social. El paso del tiempo, el desgaste de las comunidades ante la llegada masiva e invasiva de los nuevos tiempos, la soledad que conlleva y la muerte segura de muchas de esas costumbres locales que el devenir natural del nuestro mundo conlleva.

Espero les guste y patatín patatán. La realidad soporta un peso más fuerte y grosero. A todos nos gustaría tener una máxima repercusión, unos comentarios que alaban nuestro -mi- gran talento y unos seguidores que pierden el culo a cada nueva y brillante entrada. Más adelante incidiré en ello. El arte es valiente, necesita exposición y necesita una crítica como poco, jamás una palmada en la espalda. También riesgo, también improvisación. Someterme a una temática, a un target determinado o acomodarme en un salón con chimenea y sofá de cuadros es incompatible con la agresividad que demanda la creación. Todo lo que no sea acercarse o sentirse en la ruta correcta, debe ser considerado un fracaso. Sin paliativos. Otra cosa será asumirlo.

13 pensamientos en “Habemus blog

  1. Hola. Me he sentido identificada en muchas de las reflexiones expuestas aquí, aquellas que hablan del “yo” en cuanto al ser que piensa y escribe versus al mundo que le inspira o sacude al momento de crear o dar forma a los pensamientos
    En la misma red… El planeta entero está metido a la velocidad de la luz, millones de teclados “tecleando” la cuestión es ¿Qué hay detrás de cada dedo? Muchos ni dedos, serán…
    En Habemus Blog me ha quedado con ese sabor a pregunta, algo indefinido, eso, me encanta. Saludos
    ¡Excelentes consideraciones!

    Le gusta a 5 personas

  2. Hablas de ello en otra de tus entradas: un blog también es una catarsis, que para algunos se nos ha vuelto casi necesaria aunque sea por temporadas. Ante eso el brillo del púlpito (que todos hemos deseado alguna vez) queda en segundo plano.
    Es un buen arranque, me gusta. Con tu permiso, nos vemos.

    Le gusta a 3 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s